Please use this identifier to cite or link to this item: http://dspace.uniandes.edu.ec/handle/123456789/11060
Full metadata record
DC FieldValueLanguage
dc.contributor.advisorHuera Castro, Denisse Elizabeth-
dc.contributor.authorArteaga Intriago, Telmo Vinicio-
dc.date.accessioned2020-03-11T20:05:09Z-
dc.date.available2020-03-11T20:05:09Z-
dc.date.issued2019-12-
dc.identifier.otherTUAEXCOMMCO009-2019-
dc.identifier.urihttp://dspace.uniandes.edu.ec/handle/123456789/11060-
dc.descriptionEn todo proceso judicial, se deben contemplar las garantías básicas sin perjuicio de las demás que se establezcan en la Constitución, instrumentos y tratados internacionales de derechos humanos, las leyes o la jurisprudencia. Todo hombre y/o mujer tendrá la potestad para acceder ante los administradores de justicia y conseguir que se les garantice la tutela judicial efectiva de sus derechos e intereses, sin quedar en indefensión. Se sancionará de acuerdo a la ley la inobservancia de las resoluciones judiciales. En la defensa técnica a más del cocimiento jurídico, existe la confianza absoluta que el defendido y la presunción legal de su Abogado defensor entregándole seguridad; esto es en el ordenamiento jurídico, cuando el procesado está ausente, como en los casos de peculado, cohecho, concusión y enriquecimiento ilícito; siendo en este sentido claro, al señalarse en las directrices de las Naciones Unidas sobre el acceso a la asistencia jurídica que el defensor debe ser técnicamente independiente y tener idoneidad profesional y personal, a más de su aptitud intelectual en la causa que está defendiendo. De manera general el trabajo de la defensa técnica agrupa obligaciones básicas como la de acercarse y entrevistarse con su defendido que en varios casos están presos, la de brindar información y fijar una estrategia de defensa con la información que le sea proveída.es
dc.description.abstractLa Constitución reconoce el derecho de las personas a la defensa que, de conformidad con el artículo 76 numeral 7 literal a), preceptúa que: “Nadie puede ser privado del derecho a la defensa en ninguna etapa o grado del procedimiento”. Sin embargo, de este postulado constitucional, muchas veces se presenta el cumplimiento formal para salvar la posible indefensión o nulidad. La defensa es fundamental, constituye el escudo del individuo frente al poder punitivo del Estado, por tanto, no puede ser un requisito formal sino una realidad material, sin la cual no existe tutela judicial efectiva ni proceso debido. La defensa técnica muchas veces no está preparada, asume sin el conocimiento de los aspectos fácticos y jurídicos y sin una estrategia jurídica, por tanto, lejos de contarse con un defensor diligente y eficaz se provoca indefensión. Este problema se agrava cuando los jueces en el propósito de que no fallen las audiencias y de validar o convalidar los procesos permiten la intervención de defensores no preparados. La falta de legitimidad en la defensa técnica del procesado no debe provocar su indefensión; y el juez que dejare en clara indefensión a una persona procesada, debe ser sancionado de acuerdo a la Ley, ya que la justicia no se debe sacrificar por meras solemnidades.es
dc.language.isospaes
dc.rightsopenAccesses
dc.subjectGARANTÍA JURISDICCIONALes
dc.subjectDEFENSA TÉCNICAes
dc.titleGarantías jurisdiccionales, la defensa tecnica y el estado de indefensiónes
dc.typemasterThesises
Appears in Collections:Proyecto de Examen Complexivo de Magister en Derecho Constitucional

Files in This Item:
File Description SizeFormat 
TUAEXCOMMCO009-2019.pdf446.64 kBAdobe PDFView/Open


Items in DSpace are protected by copyright, with all rights reserved, unless otherwise indicated.

 

Valid XHTML 1.0! DSpace Software Copyright © 2002-2013  Duraspace - Feedback